25 AÑOS DEL VERBUM DEI EN TAIWAN

por | May 28, 2022 | noticias, noticias principales | 0 Comentarios

Comparte:

¡Cómo vuela el tiempo! En un abrir y cerrar de ojos han pasado 25 años. El 7 de mayo de 2022 celebramos con alegría el día en que Dios, a través de la comunidad, envió a Susana Alonso Hermina a Taiwán, el 2 de mayo de 1997, y meses después llegaron Angela Ng y Connie Tenorio para participar en la misión ad gentes. Elaine Seow llegó en 2001 y allí pusieron los cimientos de la primera comunidad en el mundo chino. Pero no siempre ha sido un camino fácil.

Como nos lamentamos en los primeros días, fue como sembrar en cemento. Pero la Palabra de Dios es activa y viva, más afilada que cualquier espada de doble filo (Hebreo 4:12), así que continuamos incansablemente confiando en la fuerza de la oración y en nuestro mutuo ánimo. La primera vocación a la Fraternidad llegó en 2015, su nombre es Hsu Piling y en 2019 otra, Wang Ying Jen, que dieron pasos para discernir su lugar en la Fraternidad. La Familia nació casi al mismo tiempo en 2017: la escuela de Apóstoles compuesta por parejas, solteros, jóvenes y adultos.

El 7 de mayo de 2022 fue una explosión de gratitud y asombro, al ver cómo Dios actúa cuando perseveramos y le decimos Sí en cada giro. A pesar de que la situación alarmante de Covid, acudieron multitud de buenos amigos a celebrarlo con nosotros.

Tuvimos una misa celebrada por un amigo sacerdote dominicano y siete concelebrantes. Evelyn Wong, la actual responsable de la Rama, habló de cómo Dios guió a la comunidad con lazos de amor (Oseas 11:4). Siguió un foro musical en el que 5 miembros de la Familia dieron breves testimonios. Susana compartió a través de un video cómo Jesús la animó en los primeros días de la fundación ya que hay muchos que le pertenecen en este lugar (cf. Hechos 18,10). Ángela siguió con un emotivo y divertido compartir sobre cómo eran las cosas al principio, y las diversas comunidades que nos ayudaron en el comienzo. Luego Piling compartió sobre el encuentro entre el carisma Verbum Dei y la cultura taiwanesa, dando su experiencia como ejemplo. El cuarto testimonio lo dio David, un discípulo misionero taiwanés sobre su encuentro con Dios y cómo la Palabra de Dios está viva en su matrimonio y en su vida familiar. Finalmente, Rosa, también discípula misionera de Taiwán, expresó sus esperanzas y sueños para la Familia Misionera Verbum Dei en el futuro.

En la misa y el foro de canto, cantamos sólo canciones del Verbum Dei y el resultado fue un ambiente entusiasta y animado que llevó a muchos a bailar. También fue un momento en el que anunciamos el lanzamiento oficial de nuestro tercer álbum de música, «Put Out into the Deep». El bis fue un canto a la Santísima Trinidad, pidiendo que nos consagre como pan y vino para el pueblo, para ser sus discípulos amados en el mundo de hoy. Mientras toda la comunidad cantaba bailando, el Señor nos envió de nuevo a evangelizar a muchos que aún no le conocen.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.