HE RECIBIDO MI FORMACIÓN PARA FORMAR A OTROS

por | Mar 30, 2024 | noticias, noticias principales | 0 Comentarios

Comparte:

Hola, un saludo desde la tierra caliente de Costa de Marfil al oeste de África. Yo soy de Terencine, misionera de la Fraternidad Misionera Verbum Dei, soy de Camerún y llevo 14 años de vida misionera. Terminé mis estudios filosóficos-teológicos en el Instituto Teológico Verbum Dei «San Pablo Apóstol» de Loeches, Madrid. En julio de 2023 y desde noviembre de ese mismo año estoy en la bonita tierra de Costa de Marfil destinada para la misión.

El tiempo de estudio en Loeches, Madrid ha sido para mí un tiempo de formación en lo que es la vida y el amor, es decir, ha sido una escuela de vida y de amor, una escuela donde conviviendo con gente de diferentes países he adquirido valores como la escucha y el diálogo. Además, los estudios filosóficos también me han ayudado mucho a aprender a escuchar al otro y acogerlo tal como es, en su forma diferente de pensar y sentir.

También ha sido un tiempo de encuentro con el Amor en el silencio, porque Loeches es un lugar retirado y por eso también favorece este silencio, este encuentro con la fuente del Amor. Me doy cuenta de que lo que he aprendido en Loeches es una riqueza que me está ayudando mucho para vivir la misión en este lugar.

Aquí en Costa de Marfil las misioneras damos un curso en una Universidad y en unos colegios, a este curso le llamamos «Valor y desarrollo humano». Es un curso propio de la comunidad donde enseñamos a las personas algunos valores que les pueden ayudar a desarrollarse como seres humanos. Me he dado cuenta de que muchos de estos valores que ahora enseño a los jóvenes en la Universidad, ya los he aprendido conviviendo con personas de otros países en el Centro Misionero de Formación en Loeches, valores como la escucha, el diálogo, el compartir, la acogida del otro, y esto para mí es una gran alegría.

En las Parroquias tenemos unas «Escuelas de Oración» en las que enseñamos a las personas a escuchar Dios, ya que nos damos cuenta de es más fácil y espontaneo decir o pedirle cosas, pero escucharle resulta más difícil. Así que por eso nos dedicamos a formar adultos, jóvenes y adolescentes para que aprendan a escuchar a Dios. Yo también, estando en Loeches tuve que formarme en este ejercicio de escucha continua de Dios, para poder integrar las distintas dimensiones de mi vida desde ese diálogo con él.

En nuestra comunidad tenemos mucho trabajo y muchas cosas que hacer, y eso me hace ser consciente de que necesito seguir aprendiendo a integrar las diferentes dimensiones de mi vida, como la misión, la vida fraterna, la realidad de mi familia. Pero estoy agradecida ya que este ejercicio de integración ya lo he aprendido estando en esta etapa formativa en Loeches.

Así es como estamos actualmente en la comunidad de Costa de Marfil, trabajando con jóvenes, con niños, con adultos, con adolescentes, enseñándoles los valores y enseñándoles orar, enseñándoles a descubrir el valor tan grande en su vida y a su vez que el valor del amor brota del encuentro con el Amor verdadero.  

Estoy muy agradecida por la formación recibida en el Centro Misionero de Formación de Loeches. Pero también estoy muy agradecida con todos los benefactores que nos ayudan y que permiten que podamos estudiar, muchísimas gracias, que Dios os bendiga mucho y que por vuestra ayuda mucho misioneros y misioneras se puedan seguir formando en el Centro de Loeches y e ir por todo el mundo.

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *