NUESTRA FORMACIÓN ES PARA LA MISIÓN Y EL BIEN DE MUCHOS

por | Ene 28, 2024 | noticias, noticias principales | 0 Comentarios

Comparte:

Mi nombre es Fernando Robles soy sacerdote y misionero Verbum Dei, originario de Guadalajara, Jalisco, México, lugar donde actualmente resido y realizo la misión que Dios me ha confiado.

Concretamente trabajo en el apostolado con jóvenes y es una alegría poder compartir con vosotros la misión que ahora estoy viviendo y para la cual Dios me formó a través de la comunidad a la que pertenezco por medio del Instituto Teológico Verbum Dei «San Pablo Apóstol» que tenemos en nuestra comunidad de Loeches, Madrid.

Ahí tuve la oportunidad de recibir las bases y formación en diferentes niveles, humano, espiritual, apostólico, para poder desplegar este sueño de Dios que es poder llegar a muchas personas. Hoy estoy muy feliz de poder vivir la misión que Dios me confía y saber que esta misión también es fruto de todo ese tiempo que Dios me permitió compartir tantos esos hermanos y hermanas de otras cultura y continentes, fruto de haber recibido la formación teológica necesaria para poder vivir una misión más fundamentada, arraigada, convencida y enamorada.

Especialmente agradezco a Dios el tiempo que pude estar en este Centro de Formación Misionero Verbum Dei en Loeches, porque a lo largo de los años de mi vida misionera he podido descubrir que realmente es importante formarse en la vida misionera, y no sólo formarse por uno mismo sino por el bien de muchos. Estoy convencido de que cuando Dios nos da algo no sólo nos lo da para nuestro bien, sino que lo hace pensando en el bien de muchos. Actualmente viviendo la misión veo y descubro cómo todo lo que he vivido y recibido en este Centro de Formación y en el ITVD «San Pablo Apóstol» , Dios me lo ha dado para poderlo compartir y hacer el bien a muchos. Gracias a la formación que recibí puedo realizar una misión más cimentad teniendo la posibilidad de llegar a más personas y de llegar de distintos modos.

Agradezco a Dios y agradezco a todas las personas que hacen posible nuestra formación misionera porque con su ayuda ya están colaborando en nuestra misión. Tal vez muchos de vosotros no llegarán a pisar tantos lugares de misión, pero cuando colaboran con su oración o con alguna ayuda para los misioneros que nos formamos también están llegando con nosotros a la vida de muchas personas. Así que agradezco mucho lo que Dios hace a través de la vida de cada una de las personas que colaboran con nuestra misión porque nos podemos sentir unidos en esta misión de dar a conocer a Jesús, de que muchos puedan hablar con él, estar con él y encontrar el sentido y el rumbo de su vida.

Agradezco a Dios la vocación recibida y agradezco a Dios que esta vocación esté tan sostenida por tantas y tantas personas que también se implican en nuestra formación y en toda nuestra misión. Gracias a ti por hacer también posible este sueño de Dios y gracias también a Dios porque contamos contigo y con cada persona que hace posible esta misión.

Un saludo desde México y nos seguimos confiando a vuestra oración para que la misión que Dios nos ha confiado de «la Oración y el Ministerio de la Palabra» (cf. Hch 6,4) siga llegando a los cinco continentes donde tantos misioneros seguimos siendo enviados.

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *