misionera peruana para el mundo

por | Oct 6, 2021 | noticias | 0 Comentarios


El 05 de octubre, he recibido de mi Dios amado la gran inspiración de pasar por el corazón todo el bien recibido estos días que he estado en mi hermoso Perú, tiempo que fue lleno de gracia por mi profesión perpetua como misionera consagrada en la Fraternidad Verbum Dei.

Llegar a esta etapa de mi vida me hace darme cuenta que para Dios nada es imposible, y que un sí a Él lo toma en serio y hasta el final. Mi camino de fe ha sido un proceso forjado en la familia, el colegio, universidad, sociedad, entorno, cultura y principalmente en la comunidad.

El sí que profeso es por amor a Dios y por ellos, los hijos e hijas de Dios que él ha confiado a mi vida y me seguirá regalando como un don a acompañar.

Doy gracias por la fidelidad de Dios con cada una de nuestras vidas. Creo que la vida de fe no se trata de que nada adverso suceda, sino que al contrario en la adversidad Dios muestra su gracia abundante y también por supuesto en las alegrías de la vida. Por eso los animo a sencillamente seguir creyendo y apostando que vivir de y con Dios es el tesoro supremo que todo ser humano tiene derecho y deber. Les encomiendo a nuestra Madre María, la mujer del Hágase, la cual inspiró y seguirá inspirando mi entrega.

Muy unidos en la oración, en la vida y en la misión.

Zuleyma

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *